Capricornio ni siente ni comprende que “Cada vez que damos algo en beneficio de los demás, nos damos a nosotros mismos”. Él se encierra en su “Torre de Marfil” y niega todo, amor, amistad, cariño, sinceridad, servicio. El pendón de su divisa es el EGOÍSMO.

Algunos comportamientos espirituales del signo de capricornio

Capricornio ignora que los buenos deseos, las oraciones y los pensamientos cariñosos forman una hueste que protege y defiende.

Por el lado de la luz, por el lado del bien, positivo, Capricornio tiene el don de organizar y de sistematizar. Él rehace, reconstruye y organiza todo lo que está deshecho, desordenado y abandonado. Enciende en el alma una devoción ligada con la experiencia, con la sabiduría de la vida. Da un alma meditabunda, introspectiva, que penetra en el MISTERIO y lo devela. Hace caer al nativo en profundas meditaciones y le da un poder predictivo para anunciar las conmociones sociales, las agitaciones de carácter político y económico y sus resultados. Durante su regencia tiene lugar la entrada de la estación vernal. Capricornio es el Guardián de la Puerta del Invierno, cuando los días son cortos y las noches largas.

Cuando el espíritu de Cristo nace en la tierra y llega la NAVIDAD e inunda la tierra de amor, de paz, de alegría y de luz. En la noche del 24 de diciembre, el Sol comienza su ruta de sur a norte.

Es el Salvador que viene a dar el pan de la vida. El Sol nace en la noche más oscura del año, al igual que los Mesías nacen cuando la oscuridad espiritual del mundo es más profunda, cuando la humanidad se debate en el más grosero materialismo. Durante este tiempo, la Tierra está más cerca del Sol. Los rayos espirituales caen en ángulos rectos en el hemisferio nórdico. Una verdadera lluvia de efluvios espirituales cae sobre la tierra, haciendo renacer en las almas sus mejores sentimientos, sus más nobles aspiraciones y anhelo. Todo lo material durante ese tiempo, permanece quieto, dormido. Durante la regencia de Capricornio, el 29 de diciembre, tuvo lugar en la antigüedad la Saturnalia. Son también los Siete Pasos Masónicos, los Siete Días Sagrados de la Epifanía, la marcha del Sol por el cielo, marca de Aries a Libra, siete meses de luz. Y de Capricornio a Aries, cinco meses de sombra.

En la Jerarquía Oculta, Capricornio está relacionado con los Arcángeles. Su símbolo es un búho vigilante en una noche de plenilunio, para simbolizar la sabiduríaEs por todo esto que la sombra de Capricornio se puede convertir en luz, su materialismo en espiritualidad y su egoísmo en amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *