Características esotéricas del signo de Escorpio

El signo del Escorpión es un signo Fijo y el segundo perteneciente al elemento de Agua. La clave de este signo es Fidelidad a un Amor, a unos Sentimientos. Podemos decir que en Escorpión la persona se encuentra atada a sus sentimientos. En Escorpión -por ser el segundo signo de Agua-, hay un pasado Sentimental: el de Cáncer (primer elemento de Agua). Un pasado lleno del recuerdo de una época en que las emociones, los amores, los sentimientos no estaban limitados por la razón, puesto que se encontraban en el estadio de las Emanaciones. Podemos decir que eran amores ideales, fugaces, platónicos, a los que el potencial de los deseos no ponía ningún límite.

Sin embargo, el nativo de Escorpión está atado a este sueño y el volver al pasado será su tentación constante. Este pasado, puede ser el de anteriores vidas o bien un simple motivo convencional como el de volver a la madre, a la ciudad natal, al barrio en que se pasó la infancia, a las costumbres anteriores, etc. Al mismo tiempo, en Escorpión hay un impulso que lleva a la persona más allá : hacia la superación y la sublimación de sus sentimientos. Si sigue este impulso, siempre le parecerá como si traicionara a su pasado y, dicha renuncia es muy dolorosa.

Por otra parte, las cualidades del ciclo anterior -el de Fuego-, se encuentran interiorizadas en el siguiente -el de Agua-; de modo que hay Fuego tanto en Escorpión como en Cáncer -al igual que en Piscis, tercer elemento del ciclo de Agua-. En Escorpión, este Fuego caldea las emociones internas y da lugar a todo tipo de estados pasionales.

Físicamente rige el sexo y, a nivel emocional, lo arma para el combate. Allí, el Agua y el Fuego -dos elementos imprescindibles para la fecundidad-, producen la vida. Cuando Escorpión tiene malos aspectos planetarios, vinculan al individuo a malas situaciones sentimentales: lo enfrentan a deudas kármicas que no puede eludir. Cuando en el signo hay un excesivo número de planetas, la naturaleza se vuelve apasionada y la actividad sexual se multiplica en todas las direcciones.

En el signo de Escorpión, la persona proclama su individualidad por primera vez. Y ahí es donde viene el conflicto. Cuando los escorpiones están muy ofuscados, cuando sus sentimientos los ahogan, es recomendable que vayan al hogar materno, que vuelvan a relacionarse con la madre. Esta vuelta al hogar, es la vuelta a los sentimientos puros de Cáncer: en este estadio los sentimientos eran inocentes. ¡Necesita recargar de nuevo las baterías!.

Los amantes más apasionados suelen darse en Escorpión. Todo lo que tocan entre sus manos, o lo hacen con pasión o no lo hacen. Precisamente, Escorpión choca con los demás por tomar el mundo con tanta pasión y entrega. Escorpión ha de darse cuenta de que no todo el mundo está pasando por la etapa de sus emociones tan subjetivas con su pasión tan grande: han de darse cuenta de que todo necesita su tiempo -y que precisamente es esto lo que sirve para que sepamos comprender al que tenemos enfrente nuestro y que sepamos relacionarnos sin que salte tanto fuego y tanta destrucción.

El Escorpión ha de pensar que el mundo no es tal como él lo está viendo continuamente; que no todo ha de ser entregarse y que no todo ha de ser pasión: que las cosas necesitan su tiempo y su calma; que necesitan ser construidas y sobretodo razonadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *