El signo de Virgo, es el segundo de los elementos dobles o comunes y el tercero del elemento de Tierra. A nivel esotérico, representa la fase de Exteriorización de los elementos materiales. Es un signo terminal y cierra un capítulo en la evolución. El siguiente paso, es volver a un nuevo ciclo de experiencias, recomenzando por los signos de Fuego -es decir: el abandono de la materia y la vuelta a la parte espiritual-.

Características esotéricas del signo de Virgo

En el signo de Virgo, la materia es objeto de análisis y de observación; de este modo, en el microcosmos se descubre al macrocosmos. Por ello, el Virgo es un sujeto de laboratorio y de microscopio. Sin embargo, el virgo evolucionado que vive las cualidades de su signo, volverá la espalda al mundo material y descubrirá el espiritual. A pesar de todo, el nativo mundano y convencional de este signo -que no descubre el nivel espiritual que se le ofrece-, verá como poco a poco sus posesiones materiales van menguando, incluso volviéndose precarias. Por ello, será el gran ahorrador que ocultará sus bienes a todo el mundo – incluso a su propia familia-, para que nadie pueda derrochar.

Ya que el signo de Virgo es el signo terminal de experiencias a nivel material, ello es indicativo de que las posesiones materiales han de ser abandonadas por propia voluntad. Si no es así –y no dan paso a la entrada de la espiritualidad-, la vida será la encargada de hacerlo -con los consiguientes problemas y traumas que ello pueda conllevar-.

Es la gran prueba que han de soportar los nativos de este signo. Han de irse de este mundo material de la misma forma en que vinieron: “desnudos”. Cuando en el signo hay malos aspectos planetarios, nos encontraremos sobre todo con problemas referentes a la salud y al proceso digestivo. A nivel social, estos malos aspectos incidirán en la obstrucción de las funciones del signo -que consisten en desechar lo usado-, con lo que el individuo intentará mantener unos privilegios que se irán derrumbando poco a poco.

Muchos planetas en el signo de Virgo, nos darán a personas exageradamente minuciosas hasta el último detalle; sobre todo en cuanto a la función de sus propios procesos de salud se refiere, con lo que se sentirán enfermos y las medidas higiénicas que tomarán serán exageradas.

El Virgo, se encuentra que a medida que va entrando en edad, se va quedando sin las cosas materiales: o bien lo da o bien se lo quitan. El virgo, es aquella persona que en el transcurso de su vida ha de ir dando todo lo que tiene, ir dejándolo todo. Si tuviera una casa o un negocio, tendría que regalarlo.

Ha de llegar al final de sus días totalmente desnudo, sin nada en absoluto. Si los Virgo pierden las cosas, es porque ello forma parte del programa de vida y porque han de pensar en nuevos horizontes: los espirituales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *