Cómo son los nativos de Géminis: Los gemínanos suelen ser listos y avispados, con la habilidad de expresar claramente sus ideas, con lo que son buenos compañeros. Con ellos da gusto hablar y nunca se acaba la conversación.

Características más nativas del signo Géminis

En las reuniones sociales, la mayoría de las veces monopolizan totalmente la charla de los reunidos, ya que dicen cosas muy interesantes y todo el mundo está muy contento de escucharles.

Sus conocimientos los suelen adquirir por la vía rápida y están informados en casi todos los temas. Su memoria suele ser buena y no olvidan lo que una vez aprendieron. ¡Claro está!: suponiendo que su tema natal esté bien aspectado. Cuando Géminis está afligido, los efectos son contrarios: suelen ser grandes charlatanes y la gente se aleja de ellos.

Ya que es el planeta Mercurio el regente de este signo, los nativos de Géminis suelen tener mucha habilidad para poder expresarse, sea ya oralmente o por escrito. Por lo general, suelen ser sujetos extravertidos y con una mente muy activa, lo que les produce una gran adaptabilidad y variabilidad. Simbólicamente, Géminis representa la dualidad. Nadie como el geminiano es capaz de integrar en sí mismo dos conceptos opuestos, dos ideas opuestas: lo hacen, ¡pero no se sabe cómo! -y eso, muy poca gente lo sabe entender-. Muchas veces, suelen ser etiquetados de esquizofrénicos – sin serlo-.

El nativo típico de este signo suele ser versátil, adaptable y comunicativo; intranquilo, activo y muy nervioso. Su mente es ágil e inteligente, pero sobretodo muy ingeniosa. Tiene grandes capacidades de ser un intermediario en los negocios -aunque a veces, ¡la lía! (debido a su pensamiento dual y volátil)-.

El principal defecto de los nativos de este signo es su ambigüedad, la falta de continuidad en las cosas -incluso en los afectos-, y su gran astucia -que a veces, puede rayar en la charlatanería-. En realidad, el geminiano es un niño que no ha crecido : se interesa por casi todo lo que le rodea -como una mariposa que va de flor en flor-, porque tiene una gran necesidad de ajuste permanente con el medio ambiente y de comunicarse con los demás semejantes.

Sin embargo, el geminiano tiene un gran deseo de aprender; y si fuera posible, le gustaría abarcar la totalidad del conocimiento humano. Se pasaría las horas leyendo e informándose.

Pero en sus actividades, hay una cierta dosis de nerviosismo debido a su tendencia a querer realizar demasiadas cosas a la vez y no concentrarse en ninguna. Es un ser cerebral por excelencia que sabe salirse airoso de cualquier situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *